Notas sobre separación y divorcio en Suiza

# 1 Como seguramente conoces en Suiza, puedes plantear un divorcio de mutuo acuerdo (sin juicio) o contencioso (con juicio, y después de un plazo de 2 años de separación, salvo que los dos esposos acuerden divorciarse antes; pero sin acuerdo los dos años no se los quita nadie al otro con las repercusiones económicas que conlleva; hay alguna excepción para casos muy graves o suficientemente graves y desagradables). También puedes separarte sin pisar un juzgado o el despacho de un abogado.

Se puede hacer con un convenio privado de separación. Lo que no puede faltar en todo convenio es quién se queda en el domicilio conyugal si alguien se queda en el mismo; cuanto serán las pensiones por de uno a otro, y para los hijos; la guarda y custodia de los hijos y las visitas que se puedan fijar y arreglar o repartir el uso y disfrute de los bienes comunes. Puede haber más cosas pero lo básico e imprescindible es eso. Los convenios se deben cumplir desde su firma o desde que lo acuerde el Juez según se decida por los esposos o pareja. En general todo lo que se dice de los matrimonios también sirve por extensión para regular otras uniones o para las medidas paterno-filiales.

También debéis saber una cosa, siempre se puede llegar a un acuerdo, de hecho en Suiza es el cometido principal y en el que más insisten los jueces. Muchas veces se alarga todo innecesariamente habitualmente porque a una de las partes le va bien así. Por sentirse más cómoda, porque ya tiene lo que deseaba, al menos provisionalmente en cuanto a la guarda de los hijos, o porque percibe una pensión que le va de fábula. Pensad que hay procedimientos previos como las medidas provisionales o urgentes que aclaran medidas muy importantes de forma rápida, como si alguno de los esposos debe abandonar el domicilio familiar, etc. En Suiza los jueces tienen gran poder decisorio como no podía ser de otra forma, y son elegidos por los partidos políticos, pudiendo seguir una doctrina o una aplicación de la ley más progresista o conservadora según al partido que represente. Cuando conozcas el Juez que juzgará tu caso, puedes quizás ya hacerte una pequeña idea de por dónde irán los derroteros. También tienes que tener en cuenta que según el cantón pueden ser más conservadores, e incluso pueden velar, en ocasiones más por los intereses de uno de los esposos por su origen, situación personal, etc. Ten en cuenta que en un juicio el peso del mismo lo lleva el juez, y no se graba la vista, y no intervienen los abogados tanto en la práctica de las pruebas, interrogatorios etc. por lo general se dirigen al juez y este si tiene a bien le pregunta a esposo o esposa. Cuando uno de los cónyuges no habla alemán, va a tener problemas de comprensión por los intérpretes y traductores que trabajan para el juzgado, no lo traducen todo ni mucho menos, no es posible seguir y traducir todo lo que se dice por partes, abogados juez, testigos, etc.; se pierde mucho y esa circunstancia frustra muchísimo.

Fíjate que sólo hemos hablado de unos detalles y ya tendrás dudas y preguntas, pues en esta página tendrás cada semana nuevas respuestas y aclaraciones sobre divorcios y separaciones.

Pero de este tema te anticipo que lo más inteligente es llegar a un acuerdo siempre que sea posible, y esforzarse en ello, porque sino prepárate a gastar tiempo dinero y salud. Mejor olvídate del "hacérselo difícil al otro", y céntrate en lo más beneficioso para tus hijos --si los tiene el matrimonio-- y también en lo que a tí te beneficie.

Respecto al abogado, si se trata de un divorcio o separación, hay que valorar si cada uno tiene su abogado o si por el contrario los dos acudís y os representa el mismo. Salvo que esté todo muy claro y hay poco que discutir o nada mejor recurrir a un abogado para el esposo y otro para la esposa. ¿Porqué? Porque hay decisiones por regla general que no pueden ser favorables para los dos. Un ejemplo, imaginemos un matrimonio en que el esposo tiene una edad avanzada y buena posición económica y la esposa es joven. A cada uno se le asesorará de una forma a la esposa joven le podría convenir cobrar la pensión compensatoria como un capital toda junta de un solo pago, pues si se une a otra persona perderá la posible pensión mensual y regular; mientras al esposo le convendría pagar mes a mes y no hacer un único desembolso, pues si la esposa encuentra una nueva pareja se extinguiría la obligación de pago de pensión. Y eso también tiene su repercusión fiscal, pues uno se lo deduce y el otro en cambio paga más impuestos al tributar como renta más. Entonces puede convenir recibir tal vez un inmueble en vez de una pensión, etc. Hay innumerables ejemplos menos visibles pero igual de relevantes.

Fijate que no he tratado como se fija aquí en Suiza el importe de las pensiones; tampoco las diferencias entre gastos ordinarios y extraordinarios y la percepción de ayudas estatales para los hijos (Kinderzulage); ni sobre el régimen general actual en Suiza, el de custodia compartida, incluso con pago de pensión cuando existe obligación de un progenitor o cónyuge con el otro.

En Suiza salvo problemas graves de carácter penal, entre esposos, la ley establece una custodia compartida con dos excepciones básicas (incomunicación respecto a los hijos no creada a propósito por los esposos; distancia entre lugar de residencia entre los esposos) y una circunstancial (la edad de los hijos, pues por mi experiencia a menor edad e igualdad de posibilidades de cuidados de los dos esposos, más posibilidades que se le asigne a la esposa, para niños más pequeños).

Bueno, pues cada semana se ampliará la información y consejos prácticos a tener en cuenta en estos temas de familia.



Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo